Conectados, informados, eficientes. Así deben ser los servicios que ofrezca cualquier smart city.

Madrid, Valencia, Bilbao y Valladolid, todas ellas se han ganado la denominación de smart cities. Ya sean ciudades más pequeñas o grandes metrópolis, deben ser eficientes, inteligentes y sostenibles. Ciudadanos, tecnología e infraestructuras incluidas. Es por lo que los servicios públicos que ofrecen estas ciudades, servicios smart, tiene que lanzar también ese mensaje de eficiencia.

Un servicio smart contribuye en la eficiencia de tu ciudad

– Muévete en verde –

Servicios Smart 1: Transporte de residuos y mercancías

Fuera del país, en la ciudad de Buenos Aires, la recogida de basura es la máxima expresión de eficiencia. Contenedores dotados de sensores de temperatura, volumen y posición en el mapa. Camiones de recogida con sensores inteligentes que informan directamente al centro de control y que cuentan con apps a disposición de los conductores. Este avance en el tratamiento de residuos parece inmejorable, pero ¿qué estamos haciendo en España?

Startups como Compology han desarrollado una serie de servicios smart para los contenedores, a los que han puesto unos sensores que avisan cuando estén llenos o vacíos. Esta tecnología es útil tanto para recogida de residuos como de mercancías, ya que otro de los servicios consiste en avisar a los transportistas de la mejor ruta de recogida.

Barcelona tiene un sistema parecido: una red de contenedores con sistemas inalámbricos. Transmiten una señal cuando superan el 80% de su capacidad que permite además planificar una ruta eficiente.

Servicio Smart 2: transporte de ciudadanos

La movilidad sostenible abarca varios aspectos del transporte en una ciudad. El buen funcionamiento del transporte público de ciudades como Barcelona o Madrid no tiene nada que envidiar al de otros países del mundo. Fomenta la multimodalidad además de ofrecer un servicio eficiente y con bastante frecuencia de paso.

Una mención especial tiene la EMT de Madrid. Durante este mes quiere realizar pruebas con un autobús 100% eléctrico, de vida útil mayor que los que hay actualmente. Ya se conocía la idea de convertir el transporte público de la ciudad en verde, pero esta apuesta por la movilidad eléctrica es un paso de gigante desde la implantación de Madrid Central.

De hecho, todas las smart cities españolas han declarado su compromiso, de aquí a unos años, por la movilidad sostenible. Los protocolos de contaminación de las ciudades, así como sus nuevas normativas, demuestran que el transporte del futuro debe ser limpio, inteligente y sostenible. Y no nos podemos olvidar de la cantidad de servicios de sharing eléctrico que hay en estas urbes. Motos, coches, patinetes eléctricos empiezan a ser de vital importancia para desplazarse por sus calles.

Servicio Smart 3: Información a tiempo real

Una smart city tiene que ser tan transparente como eficiente. Es por ello que ofrecer datos de la situación de la ciudad a tiempo real es importante. Algunas de las ciudades de este país ya incorporan este servicio en aplicaciones o foros:

    • El proyecto participativo MiNT permite que el ciudadano informe de cualquier incidente que esté ocurriendo en la ciudad. Calidad, participación e integración son los ejes de esta iniciativa.
    • VLCi es el proyecto que informa de 45 servicios municipales en tiempo real a los valencianos. Si quieres saber más, pásate por nuestro post sobre Valencia.
    • Gijón. Esta urbe defiende la gestión inteligente de su núcleo urbano a través de Gijón-IN. Éste monitoriza tráfico, iluminación, calidad del aire y consumo energético.
    • Muchos sensores (alrededor de 200.000) son los que informan a tiempo real de lo que sucede en esta ciudad. Tráfico, mobiliario urbano… todo disponible para ciudadanos y turistas.

Todos estos servicios convierten a una ciudad en smart city. Como siempre, el compromiso de todos, ciudadanos, empresas y gobiernos, es clave para alcanzar una convivencia sostenible e inteligente.