No sólo Madrid, Barcelona o Valencia pueden autoproclamarse smart cities. Las urbes de menor superficie también tienen mucho que decir al respecto.

Los planes de movilidad sostenible urbana de las grandes ciudades costeras como Valencia o Barcelona, el cierre de Madrid Central, las restricciones de tráfico inteligentes que desarrolla Sevilla… Os hemos hablado de los cambios eficientes de algunas ciudades, pero ¿hay novedades en lo que se refiere a las pequeñas smart cities españolas?

No sólo las ciudades con decenas de miles de habitantes compiten para llevarse el título de smart city. Las decisiones que toman los ayuntamientos con menor número de habitantes en materia de sostenibilidad pueden incluso hacerlas sombra. Repasamos las últimas soluciones smart de los núcleos urbanos.

Gijón, un nuevo proyecto

Esta ciudad asturiana se ha sumado al carro de las pequeñas smart cities. Su nuevo proyecto, Gijón-IN, defiende la gestión inteligente del núcleo urbano monitorizando digitalmente todos sus servicios públicos, entre los que se incluyen:

    • El tráfico urbano.
    • La iluminación en diferentes puntos.
    • Calidad del aire.
    • Consumo energético.

Gijón defiende la inteligencia de su gobierno, servicios, turismo y crecimiento

– Muévete en verde –

Santander, a tiempo real

20.000 sensores informan sobre lo que pasa en la ciudad en cualquier momento. Y lo que pasa de verdad: tráfico, clima, accidentes con el mobiliario urbano… todo está disponible para ciudadanos y turistas que lo requieran.

Según la propia web del Ayuntamiento, este plan representa el compromiso de Santander con la innovación y el desarrollo tecnológico sostenible. Habrá que estar atentos para saber las nuevas medidas durante 2019.

Benidorm, a la cabeza de las pequeñas smart cities

A principios de 2019, Benidorm acaba de lograr un certificado como primer destino turístico inteligente de España. Este premio se basa en cinco adjetivos: sostenible, accesible, tecnológico, innovadora y a favor de la gobernanza.

Algunas de las medidas que la han puesto a la cabeza del resto de destinos turísticos son su gran oferta turística, la buena experiencia de sus visitantes y el sistema de vigilancia e inteligencia de este municipio, que asegura una movilidad turística segura.

Pamplona, citytesting

Seis proyectos de smart city se quieren probar en Pamplona a lo largo de este año. A través del programa “Smart Iruña Lab” se han seleccionado aquellos proyectos que podrán mejorar la calidad de vida, además de la economía de esta ciudad.

En apoyo y defensa de la movilidad sostenible se encuentra uno. URAD quiere incorporar sensores radar que monitorizarán el tráfico de vehículos y personas por un determinado lugar. Al obtener información a tiempo real, esta se podrá utilizar para mejorar la movilidad urbana.

Badajoz, provincia smart

Almendralejo, municipio de Badajoz, es el más pequeño de la lista, pero su iniciativa es enorme. El plan ‘smart city’ se aprobó en julio de 201, y en él se destinó un millón de euros a innovar la ciudad.

Esta provincia también acogió, el pasado mes de diciembre, el IV Foro “Small Smart Cities”. En este encuentro se estudió la viabilidad de diferentes ciudades de España para convertirse en destinos turísticos inteligentes, también en materia de movilidad sostenible.