España cuenta con más de 8.000 municipios, muchos de ellos ciudades que aspiran a ser consideradas como smart cities. Varias de ellas ya han adoptado medidas que las acercan a este tipo de ciudad eficiente e inteligente. Con motivo del día mundial de las ciudades, te contamos los mejores ejemplos a seguir en nuestro país:

Si escuchamos el término smart cities españolas seguro que pensamos que nuestras urbes son más tradicionales y castizas que inteligentes y modernas. Y estamos equivocados.

Muchos núcleos de población del país ya están adoptando medidas que las han situado en rankings mundiales de ciudades inteligentes. Ya sea por su apuesta por la movilidad sostenible, la emisión cero de sus sistemas de transporte o planes urbanos eficientes, se han ganado su puesto entre las smart cities del mundo.

1. Barcelona, aclamada mundialmente

En 2015 fue nombrada como ‘ciudad más inteligente del mundo’ por Juniper Research, pero esta gran urbe no ha dejado de trabajar en hacer más inteligentes sus sistemas de gestión. ¿Qué es lo que la hace destacar? Su moderno sistema de alumbrado, su defensa del medioambiente y su apuesta por la movilidad sostenible.

Las claves de su plan de movilidad urbana afectan a todos los usuarios de algún medio de transporte. La red de autobuses se actualiza cada poco tiempo, hay muchos carriles para bicicletas por todo el casco urbano y, además, tienen un ‘Objetivo 2024’ enfocado en apostar por vehículos y sistemas de recarga eléctricos.

2. Santander, gran ejemplo para las ciudades españolas

Esta ciudad del norte de España lleva tres años apostando por convertirse en una ciudad inteligente. Su plan principal es recolectar información a tiempo real de lo que está sucediendo en la ciudad (tráfico, clima, mobiliario urbano) y ponerla a disposición de los ciudadanos y turistas.

Esta recogida de datos se ha conseguido gracias a más de 20.000 sensores instalados en toda la ciudad. Se encuentran por todos los lados, desde papeleras hasta semáforos o pasos de peatones. Gracias a estos detectores se conoce de manera exacta la situación de la ciudad y se pueden estudiar medidas para mejorarla.

3. Madrid no quiere quedarse atrás

Las últimas actualizaciones de su protocolo anticontaminación hacen de Madrid un referente para el resto de smart cities españolas. Un ejemplo más de la apuesta por la movilidad sostenible de la ciudad, que a finales de noviembre cerrará su Almendra central Madrid a algunos vehículos y ya está apostando por mejorar su transporte público.

La capital del país también cuenta con una plataforma creada con el objetivo de ser la ciudad europea más eficiente. MiNT, proyecto participativo, permite que el ciudadano informe de cualquier incidente que vea a tiempo real. De esta forma se consigue que el propio residente colabore en mejorar el sistema inteligente de la ciudad.

4. Valencia, inteligencia para todos los usuarios

Al igual que las dos anteriores, cuenta con una plataforma digital (VLCi) que informa de 45 servicios municipales en tiempo real a los ciudadanos. La información que alberga la plataforma va desde transporte hasta medioambiente, pasando por urbanismo, salud o cultura y ocio.

Los sitios online colaborativos ayudan a las ciudades a conocer la opinión de sus habitantes

– Muévete en verde –

¿Qué diferencia a esta plataforma de las anteriores? Que permite el acceso a una base de datos inteligente a emprendedores de la ciudad.

5. Andalucía, una comunidad ‘smart’

Dos ciudades del sur de España ocupan los siguientes puestos. Sevilla apuesta por una movilidad sostenible urbana que evite los grandes atascos del centro: restricciones por contaminación, mejora del transporte público y mejora de rutas de este transporte ya han sido implementadas.

Málaga ha tomado un camino diferente. La sostenibilidad y la eficiencia energética son dos de los pilares de la inteligencia de la ciudad, que ha provocado que disminuya la contaminación y mejore la gestión de servicios públicos.