#SMARTMOBILITY - CARGAR COCHE ELÉCTRICO

#SmartMobility es la filosofía del transporte que no contamina al circular, cuya fuente de energía es la electricidad y cuyo límite está en la autonomía de sus baterías. Cargar tu coche eléctrico ya es una tarea tan sencilla como respirar.

Cargando el coche eléctrico, cargando el presente

Un punto de recarga no se diferencia mucho de una estación de combustible fósil: enchufas el cargador al coche y la electricidad va llenando la batería.  Cargar el coche eléctrico es así de sencillo, y en esta sección te contamos todo lo que necesitas saber.

Hablando de baterías

Antes de hablar de puntos de recarga, hay que hablar de en qué consiste cargar la batería. Esta batería eléctrica es un acumulador de energía que almacena electricidad para ser transmitida al motor eléctrico. En la actualidad, se ha desmitificado el bajo rendimiento de estas baterías, que ya pueden alcanzar una autonomía de 400 km (algunas en el mercado más de 650 km).

Están compuestas de diferentes materiales, que afectan a su coste y a sus características: así, las de plomo-ácido son las más baratas pero tóxicas y de recarga lenta; las de ion-litio son más seguras y estables, pero más caras; o las de níquel-cadmio, más fiables y reciclables, pero con efecto memoria y contaminantes.

Cómo cargarlas también es sencillo, aunque hay que tener en cuenta los tipos de recarga que existen.

Ya son muchas las empresas que trabajan en alargar la vida útil de las baterías y promover la Smart Mobility, pues el verdadero freno de los conductores a los coches eléctricos se conoce como range anxiety y es el temor a quedarse sin batería eléctrica y buscar continuamente un punto de carga cerca de nuestra posición en el mapa.

Lugares para cargar tu coche eléctrico

Actualmente hay más de 2.500 puntos de recarga rápida o semi rápida en la vía pública, parkings y centros comerciales. Estos permiten una carga rápida en caso de viajes largos o de no disponer de un punto en nuestro trabajo o casa.

Aunque, si eres de los que prefiere cargar el coche por la noche y olvidarte de preocupaciones, tu mejor aliado va a ser efectuar la recarga del coche eléctrico en casa.  ¿Por qué tener un punto de recarga para coches eléctricos en nuestro hogar es la mejor solución?

Al instalar un punto, es sencillo dejarlo enchufado toda la noche, aprovechando tu propia red eléctrica, incluso cuando está en un garaje comunitario, ya que solo necesitas haber avisado (no pedir permiso) a tu comunidad de vecinos.

Los cuántos respecto a la carga

Cargar el coche eléctrico en nuestro hogar también tiene otras ventajas. ¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico? Gracias a los Planes de Vehículo Eléctrico las de tu compañía eléctrica, cargar toda la batería de tu vehículo eléctrico te puede costar menos de tres euros. Y de seis a ocho horas, teniéndolo listo cada mañana.

 Cargar en la calle puede subir alrededor de siete euros, pero sigue siendo mucho más barato que la gasolina o el diésel.   Y si hablamos de tiempo, cargar el coche eléctrico puede llevarnos menos de media hora, gracias a las nuevas tecnologías. Lo justo para tomarte un café.

Viaje del coche eléctrico a Bilbao

Tecnología, aliada para cargar el coche eléctrico

La relación más clara entre avances tecnológicos y recarga del coche eléctrico la hemos mencionado justo ahora. Y es que si es posible cargar casi el total de la batería en 25 minutos es porque ha habido una gran inversión de I+D+i en el transporte de batería eléctrica.

Otro punto a favor es la posibilidad de controlar los puntos de recarga a través del smartphone. Por ejemplo, gracias a la aplicación ‘Smart Mobility Hogar’ de Iberdrola se pueden programar y seguir el estado de las recargas. Y para urgencias en mitad de la vía pública, escapadas de fin de semana o viajes largos, se pueden usar aplicaciones como la ‘App Recarga Pública’, también de Iberdrola, para mapear los puntos de recarga más cercanos.

Filosofía de movilidad eléctrica

Los defensores de la Smart Mobility aseguramos que, hasta la fecha, no hay método más sencillo, fácil y limpio que éste. Esto incluye los coches de gas, cuyo combustible (GNL o GNC) no es tan limpio ni eco como se piensa. La alternativa del transporte contaminante del futuro debe ser cero emisiones al circular.

El panorama está cambiando. Ya no basta con un método que rebaja en un porcentaje la contaminación. Es necesario un modelo de movilidad eléctrica que cumpla los requisitos de neutralización del carbono para 2050. Solo así podremos cuidar del planeta ahorrando además en nuestros bolsillos y en salud.

En cada uno de los artículos que encontrarás debajo está uno de los aspectos que hemos mencionado anteriormente, las principales preocupaciones de aquellos que quieren cargar su coche eléctrico. Los destacados son: