La costa de la comunidad valenciana es conocida por su buen clima, su turismo y su llamada a las masas en julio y agosto. ¿Y si te decimos que también es referencia en movilidad sostenible?

Valencia tiene más de 790.000 habitantes. Casi 800.000 ciudadanos que pueden disfrutar del buen tiempo costero, pero también de sus iniciativas a favor de la movilidad sostenible. En nuestro ranking de smart cities que van por el buen camino, ya situamos Valencia en cuarto lugar, gracias al compromiso humano, tecnológico y gubernamental apostando por un plan de movilidad urbana eficiente.

Valencia se vuelve digital 2.0

¿Qué es lo primero que llamó nuestra atención sobre esta ciudad? Tan sencillo como estas cuatro letras: VLCI (Ciudad inteligente de Valencia). Esta iniciativa, tras seis años desde su nacimiento, sólo ha demostrado lo exitosa que ha sido. La clave es su información a tiempo real.

¿Qué hace esta plataforma? En resumen, gestiona la ciudad de manera inteligente. Desglosándolo, se encuentran 45 servicios municipales medidos por 550 indicadores. Entre estos servicios se encuentran incidencias de tráfico, aparcamientos libres o transporte público. Todo lo que se recaba es accesible por el ciudadano interesado, al momento que lo consultan.

Gracias a este proyecto, Valencia obtuvo un certificado sobre Desarrollo Sostenible en las Ciudades. ¿Se puede ser más smart city?

La nueva normativa de movilidad sostenible

La ciudad cuenta, desde finales de enero, con un nuevo plan de movilidad urbana. En la tendencia que iniciaron Madrid o Barcelona, esta urbe costera no ha querido quedarse atrás. Sustituyendo a la anterior, de 2010, la nueva normativa destaca algunos puntos que la anterior no contemplaba:

    • Prioridad a peatones y a transporte público. Este punto es muy interesante, ya que favorece el uso de transportes menos contaminantes que pueden descongestionar el tráfico en horas más puntas.
    • Limitación de bicis y patinetes eléctricos. Parece que no solo Madrid regula el patinete eléctrico. Las aceras están prohibidas para estos nuevos vehículos. Aún así, la ciudad se encuentra en obras para ampliar y mejorar el carril bici ya existente.
    • Seguro para conductores. Y no cualquiera. Aquellos que conducen un vehículo de movilidad personal (bici o patinete) deberán tener seguro.

En resumen, esta nueva iniciativa apuesta por la movilidad eléctrica y alternativas de transporte, para reducir el uso del coche particular y fomentar la lucha contra el cambio climático.

Valencia en 2020

Estas iniciativas y otras se engloban dentro del objetivo Valencia 2020. Una de sus estrategias principales es destacar las iniciativas de movilidad sostenible en la ciudad, pero siempre desde la concienciación y la intención de todos sus ciudadanos de avanzar hacia un futuro sin malos humos.

¿Esto que significa? Que el compromiso 2020 solo se puede alcanzar a través de la participación de todos los ciudadanos. Un ejemplo más de que no nos equivocamos al colocar Valencia en nuestro top de Smart cities.