Un aplauso por todos aquellos que luchan día a día

Todos salimos a las ocho de la tarde a aplaudir por todas esas personas que luchan por frenar la curva y superar el coronavirus. El único momento que salimos, dado que la gran mayoría de los españoles estamos concienciados con el #YoMeQuedoEnCasa.

Todos intentamos amenizar el tiempo estos días (por cierto, en nuestro Instagram compartimos  actividades para entreneterte) y enfocarnos en el lado más positivo. Y algo que nos ha llamado mucho la atención es cómo ha cambiado el transporte en España y cómo podemos ver la bajada en contaminación del aire.

Lo que hemos visto en el aire

El tráfico aéreo en Europa cierra su primer trimestre con un 21% menos de movilidad entre pasajeros. Por ejemplo, el día 31 de marzo solo transitaron 174.000 pasajeros en toda Europa, frente a los 5,1 millones del último día de febrero.

Si un pasajero emite 1 tonelada de Co2 por un vuelo medio europeo (unos 2.000 kilómetros), se ha pasado de contaminar 5 millones de toneladas a 174.000. Una cifra que ya han registrado los medidores como la mejor desde hace décadas.

La lección que nos deja es… que el transporte aéreo actual tiene mucho que cambiar para poder contemplarse dentro de la movilidad sostenible.

Disminución del transporte en España en estas fechas

Si pasamos al transporte en carretera, las cifras nos dejan también datos muy positivos. Según el último informe de Greenpeace, el dióxido de nitrógeno emitido por los coches ha descendido por debajo del 40% del límite que aconseja la OMS y la Unión Europea.

Y es que el consumo de combustible en automóvil ha disminuido un 70% en todo el país, lo que significa que, del 27% de CO2 que contaminaba el transporte de combustión, se ha pasado a un 8%.

Para hacerse una idea, durante el mes de marzo se redujo a la mitad la contaminación del aire (con todos los gases que eso conlleva) en las 80 ciudades españolas con mayor número de habitantes.

Si atendemos a cada zona:

    • Esta Semana Santa, respecto a la del año anterior, el tráfico de la ciudad de Sevilla ha disminuido un 84%.
    • El tráfico de la ciudad de Valladolid ha caído dos tercios respecto al mes de febrero.
    • En las carreteras de Burgos se observa que el 80% del transporte es de mercancías, habiendo bajado hasta un 10% de su tráfico normal.
    • El tráfico de la ciudad de Murcia se redujo un 90% a principios del mes de abril.

Madrid y Barcelona, se acabó la boina

Las dos principales urbes de España también viven sus datos más bajos de transporte de España… y de contaminación. Las dos boinas de contaminación que cubrían ambas ciudades han desaparecido, al haber disminuido un 68% la polución de NO2 y CO2, en Madrid; y un 65% de ambos gases, en Barcelona.

De hecho, ninguna de las estaciones que registran los niveles de limpieza en el aire han bajado de una calificación óptima a lo largo de las últimas semanas.

La lección que nos deja es… que el transporte terrestre actual es el principal causante de la contaminación del aire.

 Un futuro para aprender

El transporte en España tiene que cambiar radicalmente. Imagina que retomamos nuestra vida normal sin haber aprendido las consecuencias que suponen los automóviles particulares de combustión. Entonces solo habremos puesto un pequeño parche a la contaminación actual, una pausa que no signifique nada.

Imagina, sin embargo, que apostamos por un futuro donde todo ese modelo de transporte se cambie por movilidad sostenible y vehículos con cero emisiones al circular. Seguiremos ahorrando al planeta mucha contaminación.

Esperamos que este tiempo de reflexión nos sirva para pensar más en el planeta.