España no puede respirar. O Al menos quince millones de españoles no deberían hacerlo. La polución del aire alcanza niveles preocupantes para la Unión Europea.

La contaminación del aire ya es un tema alarmante en nuestro país. Europa ya ha declarado que más de un tercio de los españoles estamos sufriendo las consecuencias de respirar partículas nocivas. Y si piensas que escapando a la sierra o a un pueblo costero estás a salvo, te equivocas: los gases que se encuentran en la atmósfera llegan a viajar largas distancias, dependiendo de varios factores.

Los grandes núcleos urbanos son los que al final sufren en mayor medida los efectos, pero poblaciones dentro de su provincia y comunidad puede ser incluso peor. Por ejemplo, Madrid tiene una famosa boina que cubre toda la ciudad, pero el año pasado se registraron peores niveles de contaminación en su sierra norte. ¿A qué se debe este extraño fenómeno? ¿Y cómo puede el transporte de combustión ser el mayor culpable de esto?

boina de madrid contaminacion del aire
La boina de Madrid es visible incluso desde dentro de la ciudad

El asma, un problema de la contaminación del aire

3 millones de españoles sufren este problema respiratorio. Ya hay diversos estudios que mencionan el humo de los coches como uno de los agravantes de los casos de asma infantiles, tanto en ciudades como entornos rurales (ya verás más adelante como la contaminación urbana llega hasta zona más naturales). 

Esta situación se agrava por los contaminantes que te describimos a continuación. Y es que no solo el dióxido de carbono favorece la aparición de crisis asmáticas. 

La contaminación del aire, formada por distintos gases

Hay tres contaminantes que afectan principalmente a la situación alarmante que sufre en España. Te vamos a contar un poco más de cada uno, además de cómo el transporte terrestre emite cada uno de ellos:

    • Las partículas de polvo, hollín o cemento parecen inofensivas, pero en 2015 causaron la muerte prematura de casi 27.900 personas en España. El transporte actual emite un 10% de estos gases.
    • El NO2 es el que más se emite en las urbes. El transporte terrestre aporta un 39% de estos gases a la atmósfera, ya que se forma por combustión a altas temperaturas. La famosa boina de Madrid que ya te hemos comentado surge por culpa de este efecto (y aún no han encontrado un método para solucionarlo).
    • EL ozono, culpable de contaminar los lugares cercanos al desplazarse fácilmente, se forma por la reacción del NO2 con otros gases, por lo que el transporte terrestre también es su principal emisor.

Los medios de transporte, a prueba

Ya hemos dejado claro que la combustión de los medios de transporte más tradicionales es la principal causa de emisión de estos gases. Al circular, el constante esfuerzo de los motores por producir energía también produce otro gas igual de peligroso que los anteriores, el CO2, que reduce la protección que ofrece la capa de Ozono.

¿SABÍAS QUÉ… la capa de Ozono nos protege de la radiación dañina del Sol?

– Muévete en verde –

EL NO2 parece ser el gas que más depende de la combustión de los motores.  Las zonas con más tráfico de la península, es decir, grandes núcleos de población, son las culpables de este hecho. Algunas medidas contra la contaminación que están empezando a implantar las ciudades pueden ser efectivas a corto plazo, pero a largo plazo la solución debe pasar por algo similar al Objetivo 2040 marcado por el gobierno español.

La solución más clara que va en contra de cualquier emisión al circular y que puede evitar en un futuro las restricciones de tráfico por contaminación es un modelo de transporte sostenible. Fomentar el transporte público o los puntos de recarga del coche eléctrico aseguran un futuro eficiente, seguro y limpio para todos.