Una cifra de la que estar orgullosos. ¡Nos volvemos sostenibles!

Hoy hablamos de números y estadísticas en nuestro país. Números que podríamos clasificar en dos: aquellos de los que podemos presumir en todo el mundo y aquellos que nos arrojan esperanza ante el problema de la contaminación en el transporte. El primero corresponde a los puntos de recarga del coche eléctrico en España, el segundo a la cantidad de vehículos de movilidad eléctrica. Dos cantidades que nos dejan una conclusión: España está más que preparada para abrazar el transporte del futuro.

Puntos de recarga del coche eléctrico en España, una labor compleja

Recuerda que… hablamos de vehículos eléctricos, no solo de turismos. También incluye motocicletas, furgonetas, camiones, autobuses y ciclomotores.

El parque de vehículos cero emisiones en nuestro país

La Red Eléctrica de España (REE) y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) realizaron un estudio a principios del año pasado que determinaba que en todo el territorio español había 63.000 vehículos eléctricos. Las comunidades donde se concentraban eran Madrid (21.672) y Cataluña (16.700).

Solo en 2019, se vendieron más de 31.350 unidades más, lo que aumenta la cifra a casi 100.000 unidades. Se puede observar que la tendencia es apostar por modelos cero emisiones al circular. ¿Cómo podemos acercar esta cifra a la realidad?

Esto, respecto a los vehículos de energía alternativa que se matricularon en 2019 (datos del Instituto de Estudios de Automoción, IEA) supone un 20,7% del total. Muy por delante de otros modelos como son los GNL y GNP, que suponen el 16,5% del total. Está claro que la movilidad que cuenta es la que realmente no emite CO2.

Si lo comparamos con Europa, nuestro país no es el que destaca en vehículo eléctrico por habitante. Ese honor corresponde a Noruega, Islandia, Países Bajos y Austria, en ese orden. España quedaría en la octava o novena posición, según consideremos las ventas o la matriculación final.

Pero sí podemos decir, alto y con orgullo, que formamos parte del top 6 en cuanto a puntos de recarga del coche eléctrico en Europa. ¿Qué significa esto?

Los países que están por encima

5.000 son los puntos repartidos por el mapa de la península, las islas y las ciudades al norte de África. Contando garajes particulares, comunitarios, centros comerciales, parkings, recarga pública y oficinas. Dónde cargar el coche eléctrico es una pregunta que hace mucho tiene su respuesta: donde quieras.

Esta cifra sitúa a España en el puesto seis. Por delante encontramos a Holanda, Alemania, Francia, Reino Unido y Suecia. De hecho, los tres primeros tienen el 52% de los puntos de recarga de los 28 estados de la Unión Europea. España tiene más de 5.000, alrededor de un 3,6% del total (muy cerca de los suizos).

Una tendencia gracias a las compañías que han apostado por expandir los puntos de recarga, tanto en casa como en la calle. Y es que ahora es fácil dar la vuelta a la península en coche eléctrico, ¡y gastando mucho menos que los de combustión! Parece que la apuesta está clara: fomentar las soluciones de carga para impulsar el uso de una alternativa de transporte.

Cambiando el mundo desde un coche eléctrico

Los puntos de recarga del coche eléctrico en España han crecido exponencialmente desde 2012. En ocho años la cifra se ha multiplicado por 17, según OVEMS, y solo del año pasado a este, casi duplicado. Parece que, de seguir esta tendencia, en dos años superaremos la barrera de los 10.000. Es más: las estaciones de carga rápida se han triplicado respecto a 2018.

Si la cifra de transporte de movilidad sigue aumentando al ritmo que va (50% más respecto a años anteriores), en cinco años estaríamos hablando de medio millón de vehículos eléctricos. Una cifra que nos asegura que medio millón de toneladas de CO2 dejarán de estar en nuestras carreteras, ciudades y pulmones.

Parece que la relación entre puntos de recarga del coche eléctrico en España y el número de vehículos de estas características es interdependiente. Algo tan sencillo que no nos paramos a pensar es que un gran número de vehículos requerirá no solo un gran número de estaciones de carga, sino una mejora (cada vez más real) en las características y tiempo de carga. ¿Superaremos pronto los 25 minutos?