El mapa de puntos de recarga de vehículos eléctricos en España se expande

La sostenibilidad no solo está cambiando la movilidad, también está reescribiendo las fábulas del acervo popular. Si antiguamente se acuñó la historia de que una ardilla podía ir desde Gibraltar hasta los Pirineos sin necesidad de pisar el suelo, Iberdrola la ha actualizado permitiendo que se pueda cruzar la Península en coche sin necesidad de echar mano de un surtidor de gasolina. Y por dos rutas diferentes.

  • De Galicia a Murcia: El primer recorrido parte de La Coruña y discurre por La Portela de Valcarce (León), Benavente (Zamora), Arévalo (Ávila), Madrid, Tarancón (Cuenca), Albacete, Caravaca de la Cruz (Murcia), Lorca (Murcia) hasta llegar a La Manga del Mar menor. De la magia de los bosques gallegos y su cultura celta a la belleza de los enclaves costeros de Mar Menor.

  • De Cataluña a Andalucía: El segundo recorrido podría partir de Gerona para discurrir por Barcelona, Zaragoza, Alhama de Aragón, Guadalajara, Madrid, Maqueda (Toledo), Torralba de Oropesa (Toledo), Monesterio (Badajoz), Sevilla y San Juan del Puerto (Huelva). Si te apetece puedes arrancar el día desayunando un auténtico pan tumaca para acabarlo cenando unas gambas blancas o unos langostinos de Sanlúcar.

Puntos de recarga de vehículos eléctricos en España, avanzando en calidad y cantidad

La amplia variedad de puntos de recarga, unida a la cada vez mayor autonomía de los vehículos eléctricos, permite trazar la ruta más efectiva para cada usuario con el incentivo extra de que en las nuevas electrolineras -preparadas para albergar entre dos y siete vehículos- se puede cargar la mayor parte de la batería en menos de media hora (recarga súper rápida) o en menos de diez minutos (recarga ultra rápida).

Aunque, para no dar argumentos a los más despistados, Iberdrola ha redoblado su compromiso de ofrecer una estación de recarga rápida cada 100 kilómetros centrando sus esfuerzos en las seis radiales y los tres principales corredores de la Península, sin olvidarse de otras vías nacionales con bastante tránsito así ni de los espacios de acceso público a grandes ciudades.

El contexto de pandemia que azota a la práctica totalidad del planeta es, además, una oportunidad para bucear en las perlas del turismo interior que a veces olvidamos que están cerca de nosotros. Recorridos de cinco estrellas que a menudo pasamos por alto al elegir un destino vacacional y que podemos visitar de manera sostenible a bordo de un vehículo eléctrico sin apenas producir huella de carbono. Y la gran oferta de puntos de recarga de las grandes ciudades -Madrid (66), Bilbao (61), Barcelona (42), Valencia (22), Valladolid (19), Murcia (17), Sevilla (13)- permite al viajero flexibilizar al máximo sus rutas.

La movilidad eléctrica, en la cabeza de los españoles

La solución #SmartMobility integral tampoco descuida las finanzas personales ya que, realizando una primera una carga en nuestro hogar, recorrer 1.000 kilómetros contratando el Plan Vehículo Eléctrico de Iberdrola tiene un coste de 5€ gracias a sus tarifas con horas promocionadas en las que el coste de la energía es mucho más barato. Los puntos de carga de vehículos eléctricos en España no solo “limpian” el horizonte, también “limpian” nuestra cuenta de gastos.

Así lo entienden cada vez más españoles como demuestran las ventas de coches eléctricos que, literalmente, van en contra de la tendencia general del mercado español. Según los datos del pasado mes de agosto, las matriculaciones de vehículos eléctricos han alcanzado las 1.378 unidades, lo que comparado con el mismo mes del año anterior supone un ascenso del 115,6%.  Y el horizonte es aún más positivo, ya que el interés de los conductores españoles por los turismos eléctricos va en aumento. Según un estudio de la plataforma Semrush, las búsquedas de ‘coches eléctricos 2020’ y ‘coches híbridos 2020’ han subido un 600% y un 4.000%, respectivamente. El futuro es enchufable.