Hablamos del precio que supone moverse con un vehículo cero emisiones

¿Electricidad o gasolina? ¿Cómo va a afectar a mi bolsillo? ¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico? Estas dudas y otras similares tienen respuesta, y, muchas veces, no es la que pensamos.

Sí, la electricidad nos ayuda a ahorrar más que el diésel o la gasolina. A corto y a largo plazo. Y es lo que vamos a calcular a lo largo de este artículo.

Llenar el depósito, ¿cuánto cuesta?

Empecemos hablando del precio del coche de combustión. Sin atascos ni grandes acelerones, la media de los coches del mercado consume 8 litros cada 100 km. Si miramos el precio de la gasolina, vemos que ronda 1,40 euros el litro, es decir, 11,2 € cada 100 kilómetros. En el caso del diésel (1,25€) la cifra baja un poco hasta 10 € para recorrer la misma distancia.

Recordamos que, aunque estos precios fluctúan cada día, este artículo intenta sacar la media del mercado mantenida durante un mes. En este caso, se han recogido datos de mayo a junio de 2020.

¿Conseguiremos demostrar cuánto cuesta cargar un coche eléctrico es una pregunta que no necesita respuesta ni tiene rival? Lo vamos a calcular a continuación.

El precio del punto de recarga en casa

Empezamos viendo dónde cargar nuestro coche eléctrico. Si poseemos un garaje particular o comunitario (si quieres saber más, puedes consultar nuestro artículo sobre cargar el coche eléctrico en casa) necesitamos instalar un punto de carga.

Estos pueden costar en torno a los 1.000 y 1.500€, dependiendo de la complejidad de las obras y de la compañía que lo instale. Para los cálculos posteriores, usaremos el precio medio (alrededor de 1.250 €).

Recuerda que, para instalar el punto de carga en un garaje comunitario, solo debes avisar al presidente de la comunidad, no necesitas el permiso de todos tus vecinos

Actualmente, medidas gubernamentales ayudan con la compra del coche y la instalación de puntos de recarga, aunque no vamos a tenerlas en cuenta en el resultado final. Esto lo hacemos porque, aunque ahora haya iniciativas para impulsar el EV, no sabemos cuánto se mantendrán en el tiempo.

El contrato de la luz que tengas también cuenta

Si adaptamos nuestro contrato de suministro de luz a cargar el coche eléctrico por las noches, entonces la tarifa varía. Se suele basar en momentos del día: la hora valle, o períodos valle (23:00 a 01:00 y de 7:00 a 13:00), hora punta (13:00 a 23:00) y súper valle (de 1:00 a 7:00).

Como indicamos, la diferencia de horarios depende de tu compañía energética. Ellos te ayudarán con todo lo que necesites para que ahorres lo máximo al recargar un coche eléctrico.

Los puntos de recarga en casa suelen venir con aplicación móvil, que permite configurar cuándo queremos cargar el coche. La media en la hora súper valle es de 0,06€ el kWh. Para recorrer 100 kilómetros, un coche eléctrico necesita alrededor de 13kWh.

Es decir, cargar las baterías hasta la autonomía de 100 km no supera los 0,8€. Una diferencia notable frente a la combustión.

Supongamos que cargamos el coche de forma igual durante las tres franjas horarias. La media de cuánto cuesta cargar un coche eléctrico sube a 0,11€, y por 100 km menos de 1,45€. La diferencia sigue siendo mayúscula.

¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico fuera?

Aquí tenemos que hacer distinción de dos tipos de puntos de recarga: los gratuitos, como los de oficinas, muchos centros comerciales o parkings públicos; y los de pago, comúnmente conocidos como electrolineras o estaciones de servicio.

Recuerda también que el tipo de recarga de vehículos eléctricos varía dependiendo del lugar: en general, en casa necesitará cargar durante más tiempo que en una estación de carga, donde la potencia de los cargadores es cada vez mayor.

El precio habitual de estas estaciones de servicio depende de la velocidad de carga, pero actualmente se encuentra entre los 0,30€ y los 0,40€ por kWh. Vamos a suponer este precio máximo (0,40€) para nuestro cálculo. Recorrer 100 km (recordamos que son alrededor de 13kWh, en función de muchos factores) costaría algo más de 5€: una diferencia entre la electricidad y el combustible fósil.

Y si añadimos la instalación del punto de carga… ¿realmente merece la pena?

La respuesta es SÍ. Un conductor medio realiza unos 25.000 kilómetros al año. Menos de 70 kilómetros al día (fíjate lo poco que parece pero lo mucho que es cuando se suma anualmente). Esa distancia, en gasolina, se traduce en 2.800€, 2.500€ en diésel.

Recordemos que la media de instalación del punto de carga en casa, sin tener en cuenta ayudas, es alrededor de 1.250€. Luego dependerá de la tarifa, pero vamos a pensar que cada 100 kilómetros nos cuestan 1,45€, como hemos indicado arriba.

Supongamos que, teniendo la opción de cargar en nuestro garaje, dejaremos solo la carga en la calle para excepciones (viajes largos, escapadas). Y también tenemos en cuenta la carga gratuita, de gran ayuda al bolsillo.  Vamos a decir que 8 de 10 cargas de 100 km son en casa, 1 es electrolinera y 1 en gratuito. La cuenta, para 25.000 km, sería de:

    • 80% de 25.000 km a 1,45€ los 100km. 290€
    • 10% de 25.000 km gratis. 0€
    • 10% de 25.000 km a 5,2€ los 100km. 130€.
    • Instalación de punto recarga. 1.250€

El total no llega a 1.700€, calculando al alta y sin ayudas estatales. 1.000€ menos que el diésel, y con solo un año de uso. Imagina que esa cifra se multiplica por la duración media de un coche, unos diez años: 10.000€ de ahorro solo en combustible.

Suma a esto el ahorro en el aparcamiento, pues las zonas verdes, naranjas y azules de muchas ciudades ofrecen altos descuentos a los vehículos con etiqueta CERO. Y en reparación, pues se estropea menos al tener un motor más sencillo.

Ni coches híbridos, ni gasolina, ni diésel, ni gas. La mejor opción es contar con un VE, un vehículo cuya carga completa de batería dependa únicamente de la electricidad.

¿Ya te decides a pasarte a lo eléctrico?