Los propósitos de movilidad sostenible del año que viene tienen que tomar el testigo a los del año aún reinante.

Ir al gimnasio. Dejar de fumar. Comer más sano. Estas son algunas de las promesas de año nuevo que la gente se suele hacer año tras año. Según un estudio de U.S. news, sólo el 20% de las personas las acaban cumpliendo. ¿Y qué pasa con los propósitos de movilidad que tenían los gobiernos para 2018?

1º Reducir la contaminación en las ciudades

El tráfico en el centro de las ciudades es preocupante. No solo por los ruidos, la falta de movilidad o esas caras de pocos amigos de quienes conducen. Una de las consecuencias más importantes es el nivel de CO2, NOX y otros gases contaminantes que arrojan a la atmósfera. La salud de los ciudadanos, además de la sostenibilidad de todo el planeta, son algunas de las cosas que más preocupan a largo plazo por los problemas generados por la combustión de los coches particulares.

¿Cómo ha cumplido España este propósito? Parece que no va mal encaminada. Madrid Central es una apuesta del Gobierno para reducir el tráfico y la polución de su ARP (Área de Prioridad Residencial) y el resto de ciudades ya se están poniendo firmes contra los escenarios de contaminación.

2º Acabar con el transporte más contaminante

A la UE le preocupa la combustión de los vehículos más tradicionales. Ya se ha posicionado en contra del diésel, pero también quiere acabar con los modelos más contaminantes. Es por ello que en 2040 prohibirán la venta y matriculación de vehículos de combustión, temiendo que sus emisiones se multipliquen demasiado para dentro de 20 años.

¿Y España? El gobierno de este país aprueba totalmente esta postura, aunque aún no ha llevado a la práctica ninguna medida en particular. Tendremos que estar atentos para ver cómo desarrollan esta idea.

Para 2019, la movilidad sostenible dará pasos de gigante Clic para tuitear

3º Los mejores propósitos de movilidad sostenible alternativa

Apoyar a modelos de transporte sostenibles. Ese es uno de los propósitos que más favorecen la movilidad urbana. Ante las restricciones de las ciudades, se han puesto en marcha una serie de vehículos que, aunque no del todo, España ya está aceptando en sus carreteras:

    • Sharing: de coches, de motos… la clave es que estos modelos son eléctricos, por lo que no contaminan y circulan por toda la ciudad sin restricciones.
    • Coche eléctrico: las empresas ya están proponiendo planes smart moblity para hacer las carreteras españolas aptas para recargar baterías.
    • Transporte público multimodal: combina y muévete. La clave de movilidad este año es la posibilidad de ahorrar tiempo y dinero combinando el transporte.
    • El coche solar: un modelo que combine la facilidad de carga de los coches eléctricos con la eficiencia de los paneles solares.
    • La bicicleta y el patinete eléctrico: pueden circular por las mismas zonas, alcanzan velocidades similares y evitan el tráfico.

4º 2018, allanando el camino para la siguiente década

 Pactos como el protocolo de Kyoto o el objetivo 2040 son pequeñas baldosas en el camino a la movilidad sostenible. Pero el compromiso no es solo cosa de gobiernos o empresas; la movilidad sostenible es una apuesta de todos.