La movilidad del futuro ya la podemos tener en casa

No son pocas las dudas que generan a su alrededor los vehículos eléctricos. La mayoría tiene que ver con la autonomía de las baterías o con los puntos de recarga eléctrica. Por eso hoy vamos a explicarte, punto por punto, cómo se instala una estación de recarga en tu garaje, tanto particular como comunitario. Y recuerda:

 La carga eléctrica puede ser hasta 10 veces más barata que el combustible tradicional

– Muévete en verde –

1. Ten todos los permisos en regla

Si vives en una vivienda independiente, no debes realizar ninguna gestión. Pero, al aparcar nuestro coche en un garaje colectivo, la instalación debe informarse por escrito al presidente o administrador de tu comunidad, según la actual Ley de Propiedad Horizontal.

Este documento debe incluir el concepto (la instalación del punto para cargar el coche eléctrico en casa) un sello, firma y fecha. Guarda un duplicado para demostrar su autenticidad.

Además, puedes proponer una preinstalación común, para así favorecer a algún vecino que tenga o quiera adquirir un coche eléctrico en el futuro. De esta forma los costes se reparten entre toda la comunidad.

2. Escoge la empresa de instalación

Es importante saber qué compañía va a instalar el punto de recarga, ya que a ésta debemos acudir para cualquier reparación o problema. Lo ideal es investigar a fondo los planes de puntos de recarga que ofertan las diferentes compañías, tarifas de electricidad eficientes y no olvidar escoger una cuya energía sea de origen 100% renovable.

La propia empresa que te instale el punto de recarga elegirá el lugar más conveniente para instalarla. Además, algunos oferentes actuales ya incluyen un servicio de gestión desde el móvil, basta con descargarse su aplicación.

3. ¿Qué potencia es suficiente para cargar el coche eléctrico en casa?

Una vez decidido qué empresa nos va a facilitar la instalación del punto recarga eléctrica, tenemos que revisar qué potencia disponemos y si será suficiente. Casi siempre basta con la potencia contratada de antemano, ya que el vehículo se carga de noche, momento en el que no consumimos en el resto de la vivienda.

Aún así, es buena idea revisar las características de tu vehículo eléctrico, pues nos dirá qué tipo de conector y la cantidad de potencia que necesita.

4. Elige un tipo de instalación

Hay tres opciones a la hora de instalar un punto de carga:

    • Conectarlo directamente al contador de casa.
    • Instalar un nuevo contador para esta recarga.
    • Instalarlo en un suministro eléctrico colectivo (si vivimos en comunidad).

Ninguna de las opciones anteriores es mejor que otra. Simplemente hay que ver cuál es la más cómoda y supone menos problemas a nuestro entorno (y a nuestro bolsillo).